MCI

Calcula tu índice de masa corporal

msi

Agenda tu consulta

calendario

Powered by ChronoForms - ChronoEngine.com

¿Qué es la Cirugía Bariátrica?

Qué es la cirugía bariátrica?

Bajar de peso rápido, Cirugía Bariátrica y Bypass Gástrico para diabetes - Dr. Napoléon Salgado

fotografiadoctoryobeso

Consecuencias de la obesidad en la salud


Los problemas en la salud derivados de la obesidad pueden ser catastróficos a largo plazo, hay que considerar que la obesidad es un estado de crisis que concierne a la salud, no a la apariencia física. Entre las consecuencias de la obesidad en la salud tenemos:

Hipertensión arterial: Aproximadamente el 50% de los adultos obesos (IMC≥30 kg/m2) son hipertensos, en muchas ocasiones no diagnosticados. Cerca del 75% de todos los casos de hipertensión esencial pueden atribuirse a la obesidad. La hipertensión junto con el tabaquismo y la ateroesclerosis son los tres principales factores de riesgo de infartos cardíacos.

Dislipidemia: En un porcentaje comprendido entre el 40% y el 50%, de los individuos con un IMC de 30 kg/m2 o más, la obesidad se asocia a algún tipo de dislipidemia. La dislipidemia de la obesidad se caracteriza por elevación del colesterol y triglicéridos, que se considera también como un factor de riesgo destacado de enfermedad cardiovascular aterosclerótica.

Diabetes e intolerancia a la glucosa: La obesidad se asocia estrechamente con la diabetes, de hecho, la obesidad es el factor de riesgo primario para la diabetes tipo 2, según las estadísticas el 90% de todos los diabéticos tipo 2 son obesos. La diabetes se asocia a ceguera, insuficiencia renal, neuropatía, gastroenteropatía y amputaciones de las extremidades inferiores.

Enfermedad cardíaca y enfermedad vascular periférica: La obesidad es un factor de riesgo secundario para desarrollar enfermedad cardiovascular aterosclerótica y vascular periférica; además predispone al aparecimiento de enfermedad coronaria, accidentes cerebrovasculares, enfermedad carotídea oclusiva, aneurismas, enfermedad periférica oclusiva entre otras.

Insuficiencia venosa periférica: Para los profesionales que atienden a personas obesas la prevalencia de várices superficiales y dolor en bipedestación son muy evidentes. Además los pacientes obesos tienen con frecuencia dermatitis y úlceras de estasis. Por otra parte, los obesos pueden tener una mayor incidencia de tromboflebitis venosa profunda y embolias pulmonares.

Asma: El asma se caracteriza por la presencia de dificultad respiratoria súbita, tos y silbidos además de sensación de opresión torácica. Es una enfermedad concomitante a la obesidad. Se plantea que la disminución del volumen de los pulmones producida por el incremento del perímetro abdominal sensibiliza el tracto respiratorio al fenómeno asmático.

Apnea del sueño: Hasta el 50% de los obesos mórbidos sufren apnea del sueño, con una incidencia 10 veces superior a la habitual. La apnea del sueño precoz con ronquidos fuertes puede progresar a apnea grave, con períodos apnéicos frecuentes y prolongados que requieren el uso de aparatos de presión positiva continua en la vía aérea.

Síndrome de obesidad-hipoventilación: Es más severo que la apnea del sueño, el obeso disminuye el volumen pulmonar debido al aumento de la presión intraabdominal y la elevación del diafragma. Esto produce dificultad respiratoria crónica, aumento en el consumo de oxígeno e incremento del dióxido de carbono circulante. Esto puede producir hipertensión pulmonar a largo plazo, insuficiencia cardiaca derecha y muerte.

Enfermedad de los discos y la columna vertebral: Los problemas ortopédicos producidos por la obesidad son evidentes. Los de mayor prevalencia son el dolor de espalda crónico y la enfermedad de los discos lumbosacros. Al aumentar la edad, los problemas de espalda en los obesos alcanzan una incidencia del 100%. No es raro que los obesos mórbidos usen bastones, andadores o sillas de ruedas para movilizarse.

Artrosis periférica: La artrosis por sobrecarga de caderas, rodillas, tobillos y pies se acelera en los obesos, y con frecuencia implica otras anomalías óseas congénitas o traumáticas de los miembros inferiores. El dolor de pies, especialmente la enfermedad de espolón calcáneo, que se caracteriza por el dolor del talón está claramente asociada a la obesidad.

Colelitiasis: La obesidad, es un factor de predicción de colelitiasis. Los obesos tienen tres veces más probabilidades de padecer colelitiasis que los no obesos.

Enfermedad por reflujo gastroesofágico: La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), habitualmente asociada a hernia hiatal, es un problema común. Se asocia a sintomatología como ardor retroesternal, agrieras y sensación de llenura precoz. Es un factor de riesgo para desarrollar esofagitis y una mayor probabilidad de carcinoma esofágico. Cerca del 50% de los pacientes con obesidad presentan ERGE, cuyo factor etiológico es el aumento de la presión intraabdominal.

Transformacion grasa, cirrosis y hepatocarcinoma: La transformación grasa, o esteatohepatitis no alcohólica, se encuentra en casi el 100% de los obesos mórbidos, su gravedad parece aumentar en relación con el incremento del IMC. Con el tiempo la infiltración grasa puede progresar a fibrosis y cirrosis. A su vez la cirrosis da origen al hepatocarcinoma.

Seudotumor cerebral y síndrome de túnel carpiano: El aumento de la presión intraabdominal en los obesos puede producir un incremento en la producción de líquido céfalo-raquídeo y, en consecuencia, hipertensión intracraneal. Este cuadro que se lo conoce como seudotumor cerebral y puede manifestarse con fuertes dolores de cabeza, acúfenos y alteraciones visuales. Los obesos presentan un riesgo cuatro veces mayor de padecer neuritis periférica del nervio mediano o síndrome del túnel carpiano.

Dermatitis intertriginosa: Aunque no constituyen una amenaza para la vida, las manifestaciones cutáneas de la obesidad producen inhibiciones sociales y sexuales y son, cuando menos, desagradables. Los obesos mórbidos suelen presentar diversas formas de dermatitis intertriginosa, incluyendo infecciones micóticas crónicas, forúnculos y lesiones maceradas, exudativas y fétidas.

Incontinencia urinaria de esfuerzo: El aumento de la presión intraabdominal en el obeso produce presión sobre el suelo pélvico y alteraciones neuromusculares del tracto urinario, que pueden conducir a incontinencia urinaria de esfuerzo. La incontinencia asociada a obesidad es más frecuente en mujeres que en varones y se acentúa durante el embarazo y el período puerperal.

Transtornos endócrinos y reproductivos en la mujer: Los estrógenos son producidos por las células grasas por lo que los obesos presentan concentraciones aumentadas de estrógenos circulantes. Este incremento de los estrógenos es continuo en las mujeres obesas. Estas alteraciones hormonales pueden producir menstruaciones erráticas, amenorrea, hemorragia uterina disfuncional, menopausia precoz e infertilidad. Por otra parte, el síndrome de ovarios poliquísticos es tres veces más prevalente en las mujeres obesas que en las delgadas. Durante el embarazo, la mujeres obesas presentan una mayor prevalencia de preeclampsia, infecciones de vías urinarias, diabetes gestacional, hipertensión, parto pos término, trabajo de parto prolongado, hemorragia intraparto y cesárea. El crecimiento fetal también puede estar alterado y son más frecuentes los defectos del tubo neural en el recién nacido.

Transtornos endocrinos y reproductivos en el varón: Los hombres obesos también presentan un incremento del bombardeo estrogénico y, al contrario que muchas mujeres obesas con aumento de los niveles de andrógenos, presentan una disminución en la producción de testosterona. Estos cambios hormonales se pueden manifestar clínicamente como infertilidad, impotencia, hipogonadismo y disminución de la líbido. Los hombres obesos presentan, además, una mayor prevalencia de cáncer de próstata.

Otros carcinomas: La obesidad conlleva un mayor riesgo estadístico de neoplasias malignas diferentes a las de los sistemas endocrino y reproductivo de hombres y mujeres, incluyendo las de colon y recto, vesícula, esófago, estómago y páncreas.

Depresión: Además de las implicaciones sociales y económicas de la obesidad, y de la evidente carga psicosocial diaria que soportan los obesos, la prevalencia de depresión clínica es alta, en especial entre las mujeres obesas. Las adolescentes y las mujeres jóvenes son particularmente sensibles a padecer depresión grave. Más del 50% de las mujeres que solicitan cirugía bariátrica han recibido antidepresivos con anterioridad.

Servicios

AGENDA TU CONSULTA

Lunes a viernes atención en Quito, sábados en Guayaquil, Esmeraldas y Loja.

Contáctanos 24 horas

Separa tu cita al (02) 600 4510. Estamos ubicados en Av. Mariana de Jesús OE7-02 y Nuño de Valderrama. Edificio Citimed, piso 5, consultorio 561.